Domingo 20 de Mayo de 2018
CMS Consulting
BannerBlogPalabras

¿Puede un regalo convertirse en un problema?

Es posible que, más de uno, al leer este título se haya acordado de ciertos titulares de prensa... Y es que, un regalo de cortesía, de empresa, puede convertirse –aunque no lo busquemos intencionadamente– en un problema si no se tienen en cuenta algunas normas básicas. Nada peor que transformar un detalle de agradecimiento en un quebradero de cabeza para la persona que lo recibe.

Un regalo es para agradar y sorprender, pero no para molestar u ofender. Por eso debe escogerse bien, tanto en su contenido como en su valor: debe ajustarse al fin deseado sin poner al destinatario en un aprieto. Y, desde luego, no es mejor el regalo más caro o aparente, sino el que cumple mejor cumple su misión.

Un regalo excesivamente caro, excesivamente lujoso... puede hacer que el que lo recibe se sienta mal, se sienta obligado a corresponder en algún sentido o peor aún, se sienta sobornado. Y ése no debe de ser el objetivo.

Por eso es importante conocer la política de la empresa u organismo sobre la aceptación de regalos, para no poner en un compromiso a quien lo recibe. No se puede (o no se debe) hacer un regalo a un funcionario público y, si el club decide tener un detalle con alguien que suele realizar agilmente las gestiones, es preferible que lo envíe a su casa y nunca a su trabajo. Ese regalo debe convertirse en un detalle por el buen trato recibido, pero nunca por un trato de favor o especial, porque podría ser considerado como un soborno.

También en otros casos, aunque no se trate de un funcionario público o un político, es preferible informarse sobre la idoneidad o no de enviar el regalo a la empresa o al domicilio particular. Hay empresas que no permiten que sus empleados reciban regalos o que podrían llegar a "sospechar" si un proveedor aparece con un paquete para el encargado de tal o cual departamento. En otros casos la política es que es repartir los regalos recibidos. En este último caso, hay que buscar algo que se pueda disfrutar de forma común (unos dulces, por ejemplo) o que se pueda repartir fácilmente...

Aquí van algunos consejos más:

Adáptate a cada persona. Conocer los gustos o intereses de la persona a la que vas a regalar hace más fácil acertar con el regalo. A veces, no es posible, pero sí es importante estar al tanto la cultura de la persona a la que vamos a regalar: hay regalos inapropiados para determinadas culturas o religiones (como puede ser el jamón para los musulmanes...).

Muéstrate discreto. Otro aspecto a tener en cuenta es que la entrega del regalo nunca debe hacerse de forma ostentosa o llamativa. Cuando se lleva en persona, es mejor darlo en privado y no delante de otros empleados u otras personas. La discreción y la pruedencia son muy importantes cuando se trata de estas cuestiones que pueden molestar o comprometer a terceras personas.

Llega a tiempo. Es preferible ser previsor y pensar los regalos con cierta antelación para evitar que lleguen cuando la fecha ha pasado, por ejemplo, cuando se trata de un detalle para Navidad, para un cumpleaños, etcétra. Y si estamos hablando de alimentos, evitar en todo caso que puedan llegar en mal estado porque nuestro "regalado" se encuentre, por ejemplo, de vacaciones en el momento del envío.

Identifícate como remiente. Es importante identificar bien los regalos. Esto es especialmente clave en Navidad, cuando en los despachos se reciben numerosos presentes. Por eso se debe acompañar con una tarjeta personal o con la identificación de la empresa.

No repetir. Si un club tiene la costumbre de regalar cada año por Navidad a las mismas personas o entidades, es bueno llevar un pequeño archivo de lo que se ha regalado cada año, para no repetir.


Agradecer un regalo

El protocolo tiene también algunas normas para quien recibe el regalo. Por ejemplo: si se recibe de forma personal, es bueno abrirlo en el momento de la entrega, lo que denota interés y es una forma de agradecimiento inmediata.

Pero si la persona que regala no está presente, se le debe agradecer lo antes posible por carta (fomal) o por teléfono (informal), si se tiene más confianza.

 

 

 

 

Boletín Club Manager Spain

¿Desea suscribirse a nuestro boletín?

Para entrar en el formulario de suscripción haga clic aqui.

Buscar

Les Roches
golfindustria.es
PHG Hoteles
CMS y CMAE

Login Form