Martes 18 de Diciembre de 2018
CMS Consulting
BannerBlogPalabras

Escuelas: la tecnología es el límite


Mientras algunos clubes siguen empeñados en respaldar la actuación de profesores de tenis que siguen contestando el teléfono en medio de la clase. O profesores de golf que siguen sin aprender a utilizar un ordenador, otros dan pasos sólidos y consistentes para  ofrecer a sus alumnos fórmulas de aprendizaje nuevas, divertidas, originales y más eficaces.

Es el caso de Abel Jiménez, nuevo director del campo Palacio de Negralejo, en Madrid, que no ha dudado a la hora de proponer la contratación como director de la Escuela de Alvaro Beamonte, bien conocido por sus retransmisiones de televisión cargadas de datos y conocimientos profundos y sólidos.

Beamonte ha sido acogido por une quipo de profesores jóvenes que no han dudado en ser los primeros en probar técnicas tan novedosas como el K-Vest, un conjunto de chaleco, cinturón y guante con sensores que transmiten a un ordenador los movimientos del jugador. “Lo primero que hacemos con cada alumno es mostrarle cuáles son los ángulos en su postura inicial, dónde apunta, cómo va a condicionar el resultado de su golpe a forma en que flexiona las rodillas o inclina la cadera. Todos esos datos aparecen en una pantalla en forma numérica, un idioma que todos conocemos y al que es fácil referirnos”.

En una prueba en vivo Beamonte mostró a su alumno cómo, a pesar de su percepción de estar apuntando en línea al objetivo, las caderas estaban apuntando en realidad 8 grados a la izquierda, y los hombros 13 grados también a la izquierda. Lo mismo se hace con la postura en lo alto del swing, cuando la varilla del palo debe estar en un plano el línea al objetivo y el giro de los hombros y de las caderas debe ser, en cada caso y de acuerdo con la constitución y la experiencia del alumno, aquel que favorezca un impacto sólido. “La gran ventaja de esta herramienta es que no basamos el aprendizaje sólo en la confianza en el profesor (que se pierde tan pronto como los resultados no llegan) sino que el alumno puede comprobar por sí sólo si lo está haciendo bien. Un ejercicio básico es colocar al alumno en la postura que debe tener en el momento que analizamos, y cuando la alcanza suena una música que le indica que lo ha hecho bien”.

El sistema está basado en la tendencia moderna de que la repetición con éxito de los golpe depende de que el alumno sea capaz de repetir las posiciones durante el swing que le dan buen resultado. Cada jugador seguirá haciendo el swing de acuerdo con su personalidad y su experiencia, pero cuanto menos dependa el resultado de las sensaciones que percibe cada día más consistente será su juego y sus resultados. Entre otras cosas porque las sensaciones son difíciles de controlar en los momentos de presión, mientras que las posturas sí lo son.

“Sólo hay que fijarse en la gran similitud entre los swings de los jugadores más jóvenes en el circuito. Y el resultado es que cada día resulta más impredecible saber qué jugador va a ganar un torneo, siempre que no esté Tiger Woods en el campo. Pero es que el propio Tiger Woods pasó por este proceso de revisar las posiciones de su swing, precisamente para ganar consistencia y confianza”.

Beamonte no es el único que lo utiliza. El K-Vest no se vende en exclusiva, por lo que cualquier profesor interesado puede conseguirlo e implantarlo en sus clases después de aprender a utilizarlo. Incluso se pueden encontrar en YouTube los vídeos tutoriales sobre su funcionamiento.

Otro ejemplo que sorprende que no se utilice más en otros deportes, como el tenis, por ejemplo, es el vídeo aplicado al ordenador.


 

La Escuela de Nick Bolletieri en Sarasota, Florida, graba periódicamente a sus alumnos para analizar junto con el profesor los errores que éste nota en sus movimientos. De nuevo no limita el uso de la herramienta a Taylor Dent o a Jelena Jankovic cuando se entrena allí, sino a cualquiera que, en opinión del profesor, se vaya a favorecer de ver personalmente lo que sólo pude traducir en sensaciones mientras juega: la forma en que se mueve su propio cuerpo.

En España también se hace en La Manga Club, y lo recomienda el programa de formación del Registro Profesional de Tenis (RPT) y de Golf (RPG).

El alumno conserva una copia de la grabación para repasarla cuando le resulte oportuno, y los padres (que a veces están a miles de kilómetros de distancia) reciben una versión reducida para conocer el trabajo que desarrolla su hijo.

¿Supone esta utilización de la tecnología que el profesor no sea necesario? Al contrario. El alumno sigue necesitando la explicación sobre los errores que comete, por qué los comete y qué ejercicios debe trabajar para solucionarlo. El profesor decide qué debe grabar y mostrar al alumno. Pero los instrumentos como el vídeo, el ordenador y otras herramientas audiovisuales, que no precisan inversiones económicas grandes, agilizan la comprensión por parte del alumno y mejoran la eficacia de las clases.

Y la eficacia sólo puede generar más confianza, ilusión y estabilidad en el negocio. Exactamente lo contrario de los que transmiten aquellos que siguen enseñando como hace treinta años.

Ver demostración de K-Vest en YouTube

Ver demostración de la aplicación del vídeo y ordenador en el tenis

 

Boletín Club Manager Spain

¿Desea suscribirse a nuestro boletín?

Para entrar en el formulario de suscripción haga clic aqui.

Buscar

golfindustria.es
Les Roches
PHG Hoteles
CMS y CMAE

Login Form