Sábado 20 de Enero de 2018
CMS Consulting
BannerBlogPalabras

Cómo sacar mayor rendimiento a las escuelas deportivas

“Es tarea del gerente conservar y mantener los activos que hagan que sus asociados saquen partido del club. Si no los aprovechan, y especialmente en momentos de dificultades económicas, muchos terminarán dándose de baja. Uno de esos activos son, sin duda, las escuelas deportivas”, así se expresaba Luis Mediero, presidente del International Coaches Institute y de los Registros Profesionales de Golf, Tenis, Padel y Fitness, en la conferencia que impartió en octubre pasado en el marco de Madrid Golf.

“Del mismo modo que el gerente tiene que mantener un control sobre la hostelería o sobre cualquier otro servicio del club, también tiene que conseguir que las escuelas estén bien gestionadas”. En un club de golf, la más importante es la escuela de golf; pero deberá tener bien organizadas otras, como las de tenis o pádel.

Modelos diferentes

Según Mediero, en teoría en los clubes deportivos nos encontramos, básicamente, con dos modelos diferentes de gestión de las escuelas: el del control directo mediante profesores que son empleados del club, o el control indirecto en el que la gestión está cedida a una empresa de servicios (cada vez más aceptado).  Pero también se da con frecuencia un tercer supuesto, el de los profesionales autónomos que utilizan las instalaciones del club para ejercer la enseñanza mediante clases particulares.

Según Mediero “cada club debe decidir cuál es el modelo que más se ajusta a su propia idiosincrasia o a sus necesidades; pero, en cualquier caso, debe conseguir escuelas organizadas y controladas”.

“El tema de los profesores autónomos puede llegar a suponer un problema, porque es muy fácil para el profesional que trabaja en un único club probar que existe una relación laboral, de modo que el  club no está liberado en realidad de la carga de personal que puede buscar”.

La gestión de la escuela

 

Luis Mediero destacó los factores esenciales que, a su juicio y en base a su experiencia de más de veinte años formando profesores y asesorando en el desarrollo de escuelas deportivas, caracterizan una organización eficiente. Los agrupó bajo cuatro aspectos fundamentales: técnicos, tácticos, físicos y mentales.

1. Aspectos técnicos.

Los aspectos técnicos respostinden, fundamentalmente, a la preparación de los profesores: “La enseñanza deportiva no es diferente a cualquier otra actividad profesional. Los técnicos de cualquier materia deben mantener su interés por reciclar sus conocimientos y por estar al día de las novedades que se van desarrollando en el mundo. Afortunadamente existen muchas entidades y muchos medios para que los profesionales reciban dosis periódica de formación renovada para realizar su labor de forma más moderna y eficaz”.

“Esta formación continuada ayudará a los profesores a entender y a introducir nuevas tecnologías en la enseñanza. El vídeo, los materiales didácticos modernos, el ordenador… son elementos muy eficaces de ayuda en la enseñanza que todavía se ven muy poco en la mayoría de las escuelas. Pero aún es más extraño que no se disponga ni de un simple espejo. La tecnología añade valor a las clases y suele ser muy apreciada por los alumnos”.

Además, insistió Mediero, los profesores deberían mantenerse en buena forma física y evitar imágenes que poco tienen que ver con el deporte.

“En una escuela de pádel o de tenis jamás se ve a un profesor fumando, por ejemplo, mientras que es una actitud casi habitual en las escuelas de golf. Los profesionales deberían ofrecer una imagen acorde con la imagen del club. En su vestimenta, en su actitud, aseo, puntualidad, orden, etcétera.  El profesor debe cuidarse y rendir profesionalmente y gran parte de ese rendimiento está en la propia energía que transmite el profesor y en la actitud con la que desarrolla la clase”.

La insistencia en la implantación y en la resolución de estos aspectos debe proceder de la dirección del club.  Al igual que el cuidado del estado de las instalaciones: la zona de la escuela, el campo de prácticas o las instalaciones que se utilicen deben estar al nivel del resto de las instalaciones del club.

“Cada una de nuestras escuelas deportivas debe estar sujeta a un plan, igual que el resto de las áreas y servicios del club. Hay que definir su cometido, si se trata  de un lugar de mero entretenimiento, de una guardería para los niños, o de un centro de tecnificación. Dependerá de los socios y del tipo de club, pero sin un objetivo bien definido será difícil conseguir buenos resultados”.

2. Aspectos tácticos

Esta planificación no es sólo importante para los responsables de la dirección del club y de la escuela, sino para los alumnos.

“A los padres hay que darles un guión de lo que van a hacer sus hijos en la escuela, que al mismo tiempo es un compromiso por adelantado, y un informe final en el que se valore la actitud, la asistencia, y el comportamiento. Sin un plan no es posible valorar el resultado. Todos los alumnos deben tener unos objetivos establecidos, y se debe comprobar si se van cumpliendo. En el caso de los alumnos de iniciación esos objetivos son todavía más importantes, porque sin ellos  pueden perder la noción y el sentido de las diferentes etapas del aprendizaje”.

La preparación de las clases es parte de la planificación. El profesor y el alumno deben saber qué se va a hacer en cada sesión. “Un buen profesor de una buena escuela deberá disponer de una ficha de cada alumno donde  ir dejando constancia, mediante anotaciones, de los aspectos en los que trabajan, de los ejercicios a practicar, y de los resultados conseguidos”.

“Tampoco es de recibo que cada profesor enseñe a su manera. Aunque cada uno transmita su propia personalidad en las clases, no debe ser normal que haya diez metodologías diferentes. La filosofía de enseñanza debería de ser la misma. Me consta que muchos clubes tienen profesores muy buenos, pero una escuela mal organizada”.

En opinión de Mediero el gerente del club debe definir el nivel de servicio que quiere ofrecer en sus escuelas; la calidad de enseñanza que los profesores deben alcanzar; los objetivos que se van a ofrecer a los alumnos. “Si en otras áreas del club se va a dar al socio un servicio excelente, también debería obtenerlo en la escuela. Es importante que el profesor sepa que sus ingresos económicos van a depender del nivel de servicio que se fije. Y que la batuta la tiene el gerente, aunque haya un director de la Escuela que coordine estos esfuerzos y que sea quien hable con los alumnos, con los padres de los niños y con los socios”.

Con una buena planificación se reduce el problema tradicional de que el alumno se empeñe en elegir a su profesor. Se potencia la percepción de que todas las clases son buenas en su estructura y en su contenido, y todos los profesores siguen la planificación prevista.


3. Aspectos físicos y mentales

Luis Mediero fue concluyente al afirmar que “la enseñanza es una profesión dura y que tiene que gustar para ejercerla bien. El hecho de que el primer palo de golf lo ponga en tus manos una persona que demuestra pasión por la enseñanza, o no,  puede ser la clave para que sigas o no jugando al golf”.

Según Mediero el profesor debe transmitir amor por el deporte que está enseñando. Por eso, lo más importante es su actitud. “Los conocimientos se adquieren -explicó- pero la actitud, la pasión, tiene que ponerla el profesor. Hay gente con unos conocimientos técnicos fantásticos pero pésimos como docentes”. Mantener esa motivación también es una tarea de la que se debe responsabilizar el gerente, que puede encontrar fórmulas para incentivar los logros de la escuela y de sus profesores.

Una herramienta fundamental para Mediero es la habilidad en la comunicación. “Es preciso que los profesores dominen las técnicas precisas de comunicación para entenderse con cualquier tipo de alumno que tengan -dijo-. En ocasiones me he encontrado con profesionales que no quieren dar clases a niños porque no saben cómo comunicarse con ellos”.

No perder ni ceder el control

 

Sus veinte años de experiencia organizativa han consolidado en Luis Mediero la idea de que el control de la escuela debe estar siempre en manos del gerente. Y que la forma de ejercerlo comienza en el momento de la contratación: cuando se contrata un nuevo profesor y se le explica cuál es el sistema, quienes son los responsables en cada nivel, qué se espera de su trabajo y cuál va a ser la contraprestación.

“Pero por desgracia muchos gerentes no prestan a las escuelas la atención que merecen. Cada uno determina sus prioridades, pero por eso a mí me gusta recordar que la escuela puede ser un gran motor de actividad para el club. Y que no se debe descuidar porque, aunque no genere muchos ingresos, sí ayuda a mantener activa a la masa social y anima al socio a acudir al club cada semana para recibir un servicio que, en muchos casos, hará que no deje de pagar su cuota”.

Acerca de RPG

 

Los Registros Profesionales de Golf, de Tenis, de Padel y de Fitness que diseñó y creó Mediero a través del International Coaches Institute, tienen como objetivo esencial la formación de los profesores, aunque tamibén ofrecen consultoría y asesoría sobre organización de escuelas deportivas.

“Impartimos cursos a profesores en 121 países, y les enseñamos a utilizar nuestra metodología haciendo  prácticas reales con alumnos. Ponemos el énfasis en que el alumno mantenga un contacto positivo con el deporte. No entendemos enseñar un deporte de otra manera que consiguiendo que el alumno se divierta desde el primer momento, porque creo que ese primer contacto positivo es fundamental para cualquier actividad en la vida”.

Para más información:

www.icisports.org

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Boletín Club Manager Spain

¿Desea suscribirse a nuestro boletín?

Para entrar en el formulario de suscripción haga clic aqui.

Buscar

golfindustria.es
PHG Hoteles
Les Roches
CMS y CMAE

Login Form