Sábado 21 de Julio de 2018
CMS Consulting
BannerBlogPalabras

Desarrolla tu programa para alumnos en prácticas

becariosUna de las principales quejas de los alumnos de los cursos de dirección de clubs es la falta de oportunidades de trabajo que encuentran al terminarlo. Una de las principales quejas de los directores de clubs en activo es la carencia de personal cualificado para trabajar en puestos de responsabilidad y de atención al cliente. ¿Tiene sentido esta coincidencia? ¿Ha llegado el momento de activar un programa de alumnos en prácticas en tu club?

Un alumno en prácticas, o un becario, es un estudiante que trabaja para adquirir experiencia práctica en una actividad que le interesa.
Muchas escuelas que ofrecen cursos relacionados con el sector de los servicios –en especial las de turismo y restauración– requieren que los estudiantes desarrollen trabajos en prácticas como parte de sus requisitos de graduación. 
Esta experiencia práctica permite a los estudiantes aplicar lo que han aprendido en el aula, al mismo tiempo que aprenden de primera mano y desarrollan, mediante situaciones de “fuego real”, las habilidades que requiere el trabajo para el que se están formando.

Uno de los objetivos de un club que decide contratar a un alumno en prácticas debe ser contribuir a su educación, aportándole la experiencia de un trabajo supervisado. Esa es nuestra responsabilidad como directores de club: ofrecer no sólo el trabajo, sino también un valor añadido durante el tiempo de los estudiantes van a estar en nuestros clubs.
 ClubManagagerSpain remitirá a sus afiliados a comienzos de 2012 una guía completa sobre cómo sacar el máximo partido al interés de los alumnos y jóvenes profesionales por trabajar en sus clubs, pero no perderemos la oportunidad de esbozar ahora las características más relevantes de este proceso.

Atrévete: establece un programa de prácticas en tu club

Las razones para no coger alumnos en prácticas pueden ser muy numerosas; infinitas incluso, pero ninguna de ellas tiene el peso suficinte para compensar los beneficios que podría tener para el club un programa bien estructurado.

Lo primero es conseguir el compromiso de todos cuantos participan en la organización del club, desde la Junta directiva (si fuera necesario) hasta el resto de los miembros del personal. Hay que tener en cuenta que el becario va a ocupar un puesto de trabajo junto a otros empleados que asumen con rigor y seriedad sus responsabilidades, y a muchos de los cuales se les va a pedir que compartan sus buenas prácticas o, incluso, que supervisen al alumno en prácticas. Según la experiencia transmitida por los directores de muchos clubs con los que hemos hablado en Estados Unidos (donde estos programas están implantados como algo normal) la presencia del becario ha sido un estímulo para los empleados con más cualidades pedagógicas y para quienes habían “olvidado” los procedimientos habituales en su puesto de trabajo. En cualquier caso la involucración de todos es una de las claves para que la experiencia sea plenamente satisfactoria.

A continuación es preciso determinar el tipo de prácticas que mejor se adapte a su club, y desarrollar la descripción de las tareas que va a desarrollar el alumno en prácticas, la estructura del programa y los objetivos. Algunos clubes preferirán que el alumno pase todo el verano en la cafetería. Otros le asignarán rotaciones de departamento semanales, quincenales o mensuales. La decisión depende del club, y se plasmará en el acuerdo de compromiso que firmará con el alumno y con la entidad educativa de la que proceda. De nuevo hay que entender también que el alumno buscará aprender tanto como pueda, y no sólo procesos de trabajo, sino participar en análisis de mejora de éstos o en la toma de decisiones.

En esta fase se decidirá también la compensación que se les va a ofrecer, las facilidades de alojamiento o manutención, la duración de las prácticas y si queremos desarrollarlas en temporada alta o baja. ¿Nuestra recomendación?: en temporada alta, cuando necesitamos más personal, cuando hay un ritmo de trabajo más intenso, cuando los socios y usuarios son más exigentes… cuando hay más oportunidades de parender.

Atraer a los alumnos

Al principio puede no ser fácil encontrar un número suficiente de candidatos con los que hacer la selección ideal, pero cuanto más serio sea el club en este programa más entidades y alumnos solicitarán desarrollar sus prácticas allí. Recomendar comenzar dirigiéndonos a las universidades y escuelas de hostelería, turismo y gestión deportiva en nuestra ciudad. Un programa sólido les animará a divulgar la oportunidad de aprendizaje entre sus alumnos y a facilitar las gestiones administrativas que supongan una ventaja para ambos.

La seriedad del programa pasa por definir con claridad las expectativas por ambas partes. Pero también por implantar los procedimientos de evaluación del becario y de mejora del programa. Todo ello se debe plasmar en documentos escritos que sirvan como referencia, y de los cuales ofreceremos modelos en la Guía que hemos mencionado. El director del club y/o los supervisores del alumno en prácticas se reunirán periódicamente con éste para repasar acontecimientos, redefinir procesos, y plantear los nuevos objetivos. Esta comunicación frecuente permitirá confirmar la implicación del alumno… y del club.

La Guía estará preparada pronto para los afiliados a ClubmanagerSpain. El resto la podrá adquirir por 150 euros

Boletín Club Manager Spain

¿Desea suscribirse a nuestro boletín?

Para entrar en el formulario de suscripción haga clic aqui.

Buscar

golfindustria.es
PHG Hoteles
Les Roches
CMS y CMAE

Login Form