Jueves 29 de Junio de 2017

Tendencias en la contratación laboral: Productividad y Satisfacción Personal vs Horario.

ProductOffice2En el Reino Unido hay 700.000 trabajadores británicos, un 2.3% del total de los del país, que fueron empleados bajo la modalidad del contrato cero. Son empleados que trabajan a comisión, supeditados a que la empresa les llame a cualquier hora, sin un salario mínimo, ni número de horas/mes.

Más conocidos son los minijobs, contratos de remuneración baja y de contratación máxima de 15 horas a la semana, creados en Alemania, y que llevan funcionando desde el año 2003. Pues bien, actualmente este tipo de contratación tan polémica, alcanza los cerca de 7 millones de empleados.

O el caso, tal como nos indicaba un artículo en El País, sobre la flexibilidad y la confianza en el empleado que existe en Suecia,  permitiendo al trabajador organizar su horario ya sea en casa o en la oficina, siempre y cuando éste se realice. Por supuesto, todo esto hay que pactarlo con el jefe previamente; pero detrás están las ventajas para compatibilizar el trabajo con el ocio y el cuidado familiar.

“En este país, faltar al trabajo por la enfermedad de un hijo tiene un verbo propio: vab. Si un padre no hace vab, sus compañeros le mirarán mal”, según dice uno de los párrafo del artículo.

Cómo dice este otro artículo, también editado en El País, Méjico es la nación donde más tiempo se emplea en trabajar, con 2.268 horas anuales. En España estamos en 1.689, pero en Alemania sólo 1.371. Parece que está cambiando de rumbo del modelo de trabajador atrapado en la cultura del trabajo presencia, según la cual: “cuantas más horas pasas en la oficina mejor trabajador se supone que eres”.

Parece claro que los contratos, los horarios, la necesidad de ocio, la dedicación a la familia y la remuneración vinculada a los resultados, son asuntos e inquietudes que se están empezando a mover desde hace ya algunos años. Esto debería hacernos reflexionar sobre el sistema de contratación actual en España y su rigidez laboral: poco atractiva y de baja productividad.

Dependiendo del tipo de empleo, la presencia ha perdido importancia por su ineficacia con respecto a otros modelos. “En Europa, quedarse hasta tarde en la oficina está mal visto. Lejos de generar admiración, es símbolo inequívoco de ineficiencia”, nos afirman en este artículo.

¿Cómo serán las contrataciones futuras en nuestro campo de golf? ¿Nos benefician estas nuevas tendencias? ¿Se pueden adaptar a algunos de los trabajos, que actualmente dirigimos, a estos nuevos modelos? Está claro que en muchos de los cargos no encajan, pero hay otros en los que puede que sí.

Estamos en un sector que lo que vende “satisfacción” y eso se ha de hacer con buena cara. No se trata de trabajar menos, sino mejor. Algo está pasando, ¿qué opinas?.

 

Login Form